Prestación por cese de actividad: el paro de los autónomos

Cuando un trabajador autónomo finalizaba la actividad económica y se daba de baja en el RETA (Régimen de autónomos) estaba en clara desventaja frente a un trabajador del régimen general al no poder acceder al paro.

Mientras los trabajadores que perdían su empleo poseían el «paro», los trabajadores autónomos no tenían ningún tipo de protección en caso de que no pudieran continuar con su trabajo. Pero actualmente aunque la mayoría de los autónomos no lo sepan pueden tener derecho al «paro»que se conoce como protección por cese de actividad.

La protección por cese de actividad es es un sistema específico para los autónomos, dispuesto en la Ley 32/2010,  que se encarga de cubrir la situaciones en las que un trabajo de este colectivo profesional se ve obligado a finalizar su actividad la actividad laboral.

Sin embargo, no se considera cese de actividad, cualquier situación en la que un trabajador autónomo deja de trabajar. Para que se considere que un autónomo ha incurrido en cese de actividad, deben darse unas condiciones determinadas que lo provoquen. Para que los trabajadores autónomos puedan recibir la prestación por desempleo, estos tienen que cumplir una serie de requisitos. Estos términos, marcados por ley, hacen referencia a la situación en el momento que finaliza la actividad, pero también existen algunas relacionadas con las condiciones laborales en las que se ha estado trabajando.

REQUISITOS PARA PODER COBRAR LA PRESTACIÓN POR DESEMPLEO:

  • Tener cubierta la protección por Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.
  • Tener cubierto el período mínimo de cotización por cese de actividad, que debe haberse efectuado en los 48 meses anteriores al cese y al menos 12 meses deben ser continuados.
  • Encontrarse en situación legal de cese de actividad
  • Suscribir el compromiso de actividad
  • Acreditar disposición activa para la reincorporación al mercado de trabajo a través los cursos para desempleados, de orientación profesional y de promoción de la actividad emprendedora a las que pueda convocarle el Servicio Público de Empleo de la correspondiente Comunidad Autónoma, o en su caso el Instituto Social de la Marina.
  • No haber cumplido la edad ordinaria que te da derecho a la jubilación, salvo no tener acreditado el período de cotización requerido para ello.
  • Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. Si no se cumple este requisito en la fecha del cese de actividad pero se tiene cubierto el periodo mínimo de cotización que da derecho a la prestación, hay un plazo de treinta días naturales para ingresar las cuotas que se deben.

Todos estos requisitos serán necesarios para que el autónomo pueda recibir la prestación económica por desempleo. La cuantía del paro de los autónomos depende la cotización que se realice a la Seguridad Social. Cuanto mayor sea la base de cotización elegida por el trabajador, mayor será la cantidad de ingresos que percibirá mensualmente en caso de cese de actividad.

El paro de los trabajadores autónomos también depende de la cantidad de meses de cotización a la Seguridad Social que se hayan realizado como miembro de este colectivo profesional anteriormente. Dependiendo del número de meses que se haya cotizado, los autónomos pueden obtener la prestación por cese de actividad durante 2 meses y un año. También influye la edad en la que se produzca el cese de actividad.

 

DEJA UN COMENTARIO